IFSA botijos refrigeración

Refrigeración sostenible: El botijo

¿Por qué enfría un botijo?

La base de este ingenio utilizado desde hace siglos se reduce a la refrigeración por evaporación.

Seguramente habrán escuchado más de una vez la expresión ” eres más simple que un botijo”. En realidad, el proceso por el cual un botijo puede enfriar el agua que hay en su interior es más que curioso y hay una buena dosis de ingenio detrás de él. No es tan “simple”.

Intentaremos explicarlo en estas breves líneas puesto que, en definitiva, la base de este ingenio utilizado por generaciones desde hace siglos ( los romanos lo llamaban buttis, y su origen podría remontarse al neolítico) se reduce a la refrigeración por evaporación. Para que vean su impresionante efectividad, si dejamos un botijo a una temperatura ambiente de 30ºC y una humedad del 40%, logrará enfriar el agua de su interior unos 10ºC en apenas una hora. ¿Como consigue hacerlo?. En principio, el material que se utiliza en su fabricación es la arcilla, ya que su porosidad permite que el botijo sude, es decir, que se filtre agua poco a poco hacia afuera. Esta agua sudada se evapora en cuanto entra en contacto con el aire del exterior, pero para que el agua pase de un estado líquido a gaseoso (evaporación) necesita energía (calor), que la robará del agua contenida en el interior, produciendo el enfriamiento progresivo de la misma.

Por esta razón en las zonas donde hace más calor y el aire es más seco, la evaporación será más rápida y los botijos tendrán un mayor rendimiento, pudiendo hacer descender la temperatura del agua hasta 15ºC. Si en el exterior hay mucha humedad, no funcionarán tan bien. Eso sí, no los barnice ni pinte puesto que perderán su porosidad y con ello, su potencial refrigerante.

Share this post?

admin