Mantenimiento IFSA compresores de aires acondicionados y reparación 2

La importancia del mantenimiento

La carga de gas refrigerante en aparatos de refrigeración o climatización es una de las operaciones de caracter correctivo más usuales. En muchas ocasiones nos hemos encontrado con usuarios que nos preguntan que cada cuanto tiempo hay que recargar sus equipos, o cuanto dura el gas en una instalación. Es evidente que por parte de los servicios técnicos ( o cualquiera que se haya aventurado a manipular este tipo de instalaciones) no se le ha dado la importancia que tiene la fuga de refrigerantes y “nos” hemos aprovechado de esa desinformación del cliente.
El circuito frigorífico de cualquier equipo es un circuito cerrado por el que circula el gas refrigerante en el que dependiendo en que zona del mismo se encuentre lo encontraremos en un estado o temperatura distinta, pero siempre debe de ser estanco. Ya sea un sistema partido o compacto, cualquier conexión debe estar asegurada y probada de fugas.
Actualmente y desde el año 2006 se vienen recogiendo en distintas normas o reglamentos la manera de proceder ante las fugas de refrigerantes, penalizando las mismas con impuestos directos en el precio del gas refrigerante fugado. Por ello, la importancia de realizar un mantenimiento en cualquier instalación o equipo de refrigeración para la detección de fugas.
Los reglamentos actuales nos dicen como actuar ante fugas de gases refrigerantes, unas más complejas que otras, pero hay un método que es infalible a la hora de detectar fugas. La observación de nuestros equipos y comprobación de la existencia de manchas de aceite o corrosión. Este método viene recogido en el Reglamento (CE) Nº151672007 de 19 de diciembre de 2007.
La aparición de manchas de aceite en cualquier zona de un circuito frigorífico es síntoma evidente de fuga. Sin un correcto mantenimiento, estas manchas pueden llegar a ser lo suficientemente grandes como para no poder localizar exactamente donde se encuentra la fuga, por lo que habrá que proceder a limpiar la zona sucia de aceite y revisar con frecuencia para localizar de donde proviene la pérdida. De ahí la importancia de un seguimiento exhaustivo.
Manchas de aceite: signo evidente de fuga

Share this post?

admin